EL CIGARRILLO; UNA RENTA AL BOLSILLO

Estos párrafos, aunque dedicados principalmente a los fumadores, no buscan persuadir, regañar o abrumar con más información de la que ya todos saben: que propicia el cáncer de pulmón, daña el esmalte dental o produce disfunción eréctil. Nada de eso. Como bien dice el título del post, la adicción al cigarrillo, además de producir daños a la salud del fumador tanto activo como pasivo, se convierte en un gasto más que considerable de tus ingresos. Como las hormigas, que de poquito en poquito construyen una enorme casa.

Es irrefutable el hecho de que el cigarrillo es nocivo para la salud y este es el tema del que más se habla normalmente, pues lógicamente, es el más importante. Pero como dije anteriormente, no es mi intención reincidir aquí porque de seguro ya tienes un doctorado en eso. Sin embargo, el vicio en general, y en este caso en particular, el cigarrillo, es un agente que ataca disimuladamente tus finanzas. ¿A cambio de qué? Tal vez relajarte, liberar un poco de estrés y tensión, pero ¿y los efectos a largo plazo? ¿Te has preguntado alguna vez cuánto se puede desperdiciar en cigarrillos al año? Esta cifra puede variar bastante de acuerdo al número de cigarrillos que un fumador pueda consumir a diario. Pero un hombre fumador promedio ronda los 6.8 cigarrillos por día y una mujer 5.6.

Teniendo en cuenta el promedio anterior podemos hacer un cálculo semanal, mensual y anual del gasto en cigarrillos por un fumador activo. Basta aplicar matemática simple para lograrlo. Una cajetilla de tabaco de una marca convencional, común y corriente y que un fumador promedio consume ronda los 5 euros y traen 20 cigarrillos. Quiere decir que cada uno cuesta €0.25. Si redondeamos a 6 el número de cigarros consumidos al día entre hombres y mujeres, se estarían gastando unos €1,5 en tabaco diariamente, €10,5 a la semana, €46.5 al mes y unos €547,5 anualmente.

A priori no parece ser una cantidad tan grande, pero está cerca de un sueldo de un solo mes. Se estaría dejando casi un sueldo mínimo solamente para el tabaco. Sin embargo, este no es el único gasto que tenemos. La vida es súper costosa y para tener las comodidades básicas y suplir las necesidades hay que hacer un gran esfuerzo hoy en día. Al final, estos pequeños gastos diarios pero que a fin de año se convierte en una cantidad considerable, son los que hacen la diferencia entre un buen administrador y un mal administrador.

€547,5 que pudieron haberse destinado a una mejor causa y evitar pedir un préstamo o usar la tarjeta de crédito para comprar algún medicamento en algún momento dado. Si bien es cierto, cada quien tiene la libertad y la potestad de hacer con su dinero lo que mejor le parezca, estoy seguro de que utilizarlo inteligentemente y evitar las pequeñas rentas, como puede ser cualquier vicio, un antojo, entre otros, te hará rendir mejor tu dinero, ahorrar y tener más éxito financieramente.