Gastos innecesarios que hacemos cuando se acerca el invierno

El invierno es una estación que genera muchos gastos extras pero a veces las personas exageran o simplemente gastan más de lo que deberían. Quizás seas una de esas personas que se desespera durante esta estación y lleva las cosas al extremo, lo que termina costando bastante más al bolsillo. ¿Eres de esos que apenas llega a casa para inmediatamente encender la calefacción hasta el máximo nivel? ¿O tal vez de los que abre el refrigerador, ve que falta comida, las calles están abarrotadas de nieve y prefiere pagar el servicio de entrega a domicilio? Cada año tenemos el invierno y la oportunidad de hacerlo mejor, de aprender en qué áreas nos hacemos más consumistas y terminar gastando de más.

Máximo nivel de calefacción

Seamos honestos, todos hemos hecho esto alguna vez. Llegamos del trabajo con un frío tremendo y lo más que deseamos es calentarnos cuanto antes, por lo que, inmediatamente, encendemos la calefacción hasta el máximo nivel. Somos muy ingenuos al pensar que de alguna manera el lugar se calentará más rápidamente. Lamentablemente, esto no es así, dado que el horno calienta a un ritmo sostenido o constante. Al final, lo que obtenemos es un área más caliente de lo que deseamos y desperdiciar dinero snabblån utan kreditprövning. Lo que menos hemos logrado hacer es alcanzar la temperatura deseada más rápido.

Dejar encendida la calefacción todo el día

Otro error bastante común es dejar la calefacción encendida durante todo el día. Se ha convertido en una práctica común porque muchos piensan (erróneamente) que es más eficiente mantener la casa a una temperatura constante. Sin embargo, ha sido demostrado que programar el termostato para que disminuya la temperatura cuando la casa está vacía o estamos durmiendo, puede ahorrar hasta un 8% de la renta eléctrica anualmente.

Servicio ‘delivery’ de comida

Una vez estamos en el clímax del invierno y la temperatura es gélida, lo último que deseamos es tener que salir de casa, y menos al supermercado. Lo que muchos hacen es adoptar el hábito (uno malo) de pagar el servicio de entrega a domicilio de los alimentos durante el invierno. Lo mejor que podemos hacer es hacer nuestras compras más eficientes. ¿De qué manera? Almacenando productos no perecederos o de más larga duración como harina, pasta, cereales, frutos secos, frijoles, entre otros. Así, cuando el clima esté insoportable como para salir, no tengas la necesidad de gastar en ‘deliveries’ para cenar, sino que utilizas lo que has almacenado.

Productos de otras temporadas

Ciertamente nos encantan los duraznos y arándanos sin importar el mes del año lån utan säkerhet. El problema está en que los costos de los alimentos que no son de temporada se incrementan muchísimo. Haz una lista y consume solamente los alimentos que se cosechan en invierno, como el plátano, naranja valenciana, caqui, kiwi, manzana, pera, mango y uva. Además, estos frutos te proporcionarán más nutrientes por haber sido recogidos en su punto más óptimo.

Al final del invierno, estoy seguro de que si tomas en cuenta estas recomendaciones, verás como te rinde más tu crédito y te ahorras un montón.