La rentabilidad: importancia en una empresa y tipos

En la actualidad, especialmente en el mundo de las empresas y negocios, las compañías suelen cometer demasiados errores.

Generalmente frecuentan reducir sus ganancias a causa del uso excesivo de sus activos, o mejor dicho, sus recursos financieros, como por ejemplo: dinero en efectivo, préstamos, bonos, divisas, acciones, etc.

Pero cuando una compañía emplea la cantidad necesaria de activos y eso le trae como consecuencia elevados y cuantiosos resultados, en este caso indudablemente la compañía demuestra que administró correctamente sus créditos, divisas o dinero.

De esto básicamente se trata la rentabilidad. No obstante, su papel en una empresa implica más cosas, conócelas como obtener un prestamo rapido.

¿Cuál es la función de la rentabilidad?

Ciertamente tiene varias tareas en una empresa. Sin embargo, su principal función se encuentra en que permite saber cuál es el nivel de eficacia que presenta una compañía al momento de usar su amplio conjunto de recursos financieros.

Ahora bien, el método por excelencia, o el más común, que conlleva a determinar con mayor grado de exactitud la rentabilidad, es por medio de los beneficios obtenidos, es decir, la rentabilidad son esos beneficios conseguidos a través de la utilización de recursos financieros.

¿Para qué sirve el estudio de la rentabilidad?

Gracias a su labor, la cual consiste en el poder que posee una compañía para producir ingresos, se examina minuciosamente las consecuencias de índole económica que están relacionadas con el ámbito de los negocios.

En síntesis, el estudio de la rentabilidad fundamentalmente tiene el rol de establecer un vínculo entre las ventas, bienes, derechos, acciones y la utilidad existente en las compañías.

Tipos:

La clasificación más sonada engloba la rentabilidad financiera junto a la rentabilidad económica. Averigua en seguida de qué trata cada una.

¿En qué consiste la rentabilidad financiera?

A diferencia de la rentabilidad económica, ésta particularmente se ocupa de medir la utilidad no sólo del capital propio sino además de los dueños de acciones.

En pocas palabras, el indicativo generado por la rentabilidad financiera permite vincular el producto económico especialmente con el capital, bienes, activos, etc., los cuales juegan un papel indispensable en la obtención de dicho producto.

¿Qué es la rentabilidad económica?

En el mundo de la Economía existe algo que se denomina “rentabilidad económica” y cuya función es computar los provechos que derivan de los activos pertenecientes de una empresa.

Cabe destacar que este concepto tiene una forma bien peculiar de realizar sus análisis, pues los elabora dejando a un lado el precio que implicó financiar tales activos.

En consecuencia, la rentabilidad económica le es de gran ayuda a las empresas ya que trae consigo estar al tanto de la causa que provocó su desarrollo.

Por otro lado, la manera de conocer la rentabilidad económica de una compañía es relativamente sencilla. Conocerla implica seguir la siguiente fórmula:

  • Considerar el producto de intereses e impuestos.
  • Dividir el resultado entre el activo total.
  • Multiplicar por 100 el valor obtenido.
  • Obtener 7000 pesos

De esta forma se logra conseguir que la rentabilidad económica se refleje mediante porcentaje.

Si el resultado obtenido es alto, significa que la productividad de los activos será elevada.

Es importante resaltar, sobre todo para las empresas que frecuentan hacer énfasis y darle mucha prioridad al capital, que el hecho de incrementar la cantidad de activos no garantizará, en un período de tiempo pequeño, mejor rentabilidad.